Sega Megadrive (835 juegos)

El 29 de octubre de 1988, Sega lanzó en Japón una de las consolas más importantes de los años 90: Sega Mega Drive, un dispositivo que cumple ya 30 años.

Sega Mega Drive era una consola de 16-bits que estaba enmarcada dentro de la cuarta generación de consolas; una época mítica en la que vivimos la transición de las consolas de 8-bits hacia las de 16-bits. Sega ideó la Mega Drive como sucesora de Master System, un modelo de 8-bits que había funcionado muy bien tanto en Europa como Latinoamérica (de hecho, convivió con Mega Drive durante bastantes años como «consola de gama baja») pero que, sin embargo, no había podido competir en Japón y Estados Unidos frente al empuje de Nintendo. A finales de los años 80, Nintendo atesoraba más del 90% del mercado de Estados Unidos y Japón y, por tanto, tenía un monopolio complicado de vencer.

Con este contexto, Sega decidió por dar el salto hacia los 16-bits antes que Nintendo. Sega había tenido buenas experiencias con las máquinas arcade Sega System 16 y viendo el éxito que estaban teniendo computadoras como la Atari ST, tenían claro que era la senda que debían seguir. La apuesta no era algo casual, en cierta forma también respondía a un ejercicio de eficiencia en la producción y el desarrollo de sistemas; desarrollar una consola de 16-bits basada en los sistemas arcade de 16-bits establecía un marco común de trabajo y la posibilidad de portar los juegos arcade a la nueva consola.

La consola Sega Mega Drive encerraba en su chasis un hardware muy potente; giraba alrededor del mítico procesador Motorola 68000 (una CPU que también usó el Apple Lisa, el Atari ST y que, incluso, hoy en día está presente en el caza de combate europeo Eurofighter). Concretamente, la Sega Mega Drive integraba un Motorola 68000 de 16-bits a 7,61 MHz (en la versión PAL) o a 7,67 MHz (en la versión NTSC de la consola).

 

Abrir chat
1
¿Tienes alguna pregunta?
Hola Retrogamer, ¿en qué podemos ayudarte?